Hace unos días comentábamos sobre herramientas que existen en el mercado para simplificar procesos, agilizar y sobretodo automatizar tareas.

La cuestión es que muchas de estas herramientas requieren conocimientos avanzados de desarrollo, que seas un desarrollador web, o incluso que tengas que contratar a uno.

Felizmente, algunas personas han tenido la preocupación de simplificar aún más estas herramientas y permitir que la gente que no sabe escribir una línea de código, personas sin conocimientos técnicos, puedan también automatizar tareas.

Una de estas herramientas es Zapier. Con Zapier puedes automatizar tus flujos de trabajo.

¿Qué es Zapier?

Zapier es una herramienta que te permite automatizar tareas entre aplicaciones webs, como Salesforce, Basecamp o Gmail.

Es muy posible que, como yo, utilices durante el día un número importante de aplicaciones web diferentes. Con Zapier puedes hacer que estas aplicaciones funcionen juntas, a través de una integración 1-1 sin tener que programar!

¿Cómo funciona?

Zapier organiza su funcionamiento por Zaps (o programaciones). Un Zap es una conexión entre dos aplicaciones con el objetivo de automatizar tareas que consumen mucho tiempo y automatizar tu flujo de trabajo. El Zap tiene dos partes: el disparador y la acción.  Imagina que quieres definir, o controlar lo que pasa cuando subes un archivo en el Google Drive.

Por ejemplo: “Cuando suba un archivo a Google Drive, quiero que sincronice con Dropbox”. Subir el archivo al Google Drive sería tu “disparador”, el Trigger y “sincronizar con Dropbox” tu acción, la Action. Siempre que hay un disparador en una aplicación, Zapier genera una acción en otra. Trigger es el evento que empieza un Zap y Action el evento que finaliza un Zap. ¡Y ya está!

Con el plan gratuito de Zapier, puedes tener configurados hasta 5 zaps y con el plan más avanzado, el Infrastructure, de momento 125 zaps. Puedes cambiar de plan siempre que quieras.

Entre las más de 350 aplicaciones web que Zapier soporta, estas son algunas de las más utilizadas:

  • Gmail
  • Twitter
  • Salesforce
  • Basecamp
  • Paypal
  • ¿La de tu empresa?

Para algunas empresas que ya están utilizando Zapier, la idea es dedicarse al negocio, no automatizar el negocio y  para ello es necesario automatizar pequeñas tareas repetitivas. Además, con Zapier puedes tener informaciones de tu cliente de forma fácil, eso permite conocerlo, hacer con que este tenga un trato, o experiencia más personalizada y convertir tus contactos en leads de forma rápida.

Zapier está desarrollado con la usabilidad en mente. En el Panel puedes monitorizar tus ‘Zaps’ y gestionar todas las cuentas conectadas. “El Tiempo es dinero”, y si puedes ahorrar tiempo en desarrollar la integración, puedes aprovechar este tiempo para centrarte en tu negocio. Por otro lado no necesitas contratar a un desarrollador para hacer la integración. Bueno, puedes contratarlo para otros temas más importantes, eso sí. Por cierto, Zapier tiene API y una buena documentación para desarrolladores.

¿Y en tu proyecto? Es Zapier un miembro de tu equipo? Crees que vale la pena que lo sea?

Fuentes: