Uno de los paradigmas de la innovación tiene que ver con el fallo, el fracaso. Como innovadores estamos llamados a aceptar el fallo, o el fracaso. Lo que pasa es que este viene con sus propios costes a nivel sobretodo humano, pero también financiero. Por lo tanto, la cuestión es: ¿Cómo puede una empresa fracasar rápido y hacer dinero al mismo tiempo?

Existen diferentes “escuelas” del fracaso en la innovación, y la de fracasar rápido es una de las más fuertes. Sin embargo, para Tendayi Viki, fracasar rápidamente no puede ser el objetivo final, pues esto te limita a invertir en productos con baja probabilidad de fracasar, o sea invertir en algo que ya conoces… El objetivo final debe ser “utilizar el fracaso para aprender rápido“. ¿Estás de acuerdo?

Lo cierto es que reducir el riesgo de la innovación es un requisito para desarrollar una cultura innovadora. Aunque nos queramos inspirar en alguna empresa innovadora es necesario ser consciente de que existen diferentes modelos de organizaciones y cada organización necesita definir qué tipo de fracaso considera aceptable.

¿Cómo defines el fracaso aceptable en tu organización?

¿Comunicas correctamente qué es el fallo aceptable en tus programas de innovación? El fallo aceptable en la innovación está relacionado con las restriciones politicas o culturales de una empresa, por eso es crucial definirlo correctamente. Por una cuestión de gestión de personas y de expectativas.

Los conceptos de fracasar rápido, o fracasar barato pueden ser inaceptables en según qué sector o tipo de organización. ¿Estará una organización prohibida de innovar por tener un concepto del fallo más o menos restricto según mi punto de vista?

Indagando por la red sobre el tema, me he encontrado con el Dr. Michael Whitaker y sus cinco arquetipos de organizaciones y sus propias definiciones de “fracaso aceptable” que creo que valen la pena comentarlo contigo. ¡A ver si te ves reflejado en alguno!

Start-Ups financiadas con capital de riesgo

Son empresas que trabajan con el dinero del inversor y son animadas a alcanzar un alto crecimiento. El “fracaso aceptable”, según “Whit” se inclinará por movimientos agresivos de forma a obtener grandes beneficios. El fracaso no aceptable se definirá como la expansión cautelosa con poca probabilidad de alcanzar el rendimiento deseado.

Empresas de Software

En estas empresas hay recursos para desarrollar nuevos productos, que por su vez, crean nuevos mercados. Porque es posible experimentar prototipos con los clientes, según “Whit” el fracaso aceptable será definido como un “experimento ejecutado bajo presupuesto limitado, obteniendo feedback claro de los clientes y las lecciones aprendidas se pueden aplicar en iteraciones futuras.

Organizaciones de innovación e investigación

Son organizaciones fundadas para la causa, para guiar innovaciones para las empresas y la sociedad. “Whit” cree que el fracaso aceptable puede ser definido por la naturaleza de las ganancias que se están buscando y del proceso utilizado.

Empresas de servicios profesionales de bajo margen

Con pocos fondos para invertir, el fracaso aceptable puede ser definido como siendo “iniciativas que no requieren una inversión sustancial y que no comprometan la reputación de la empresa o la relación con el cliente”

Agencias estatales

Después de ver los últimos resultados de 2016 del Cuadro europeo de indicadores de la innovación, la idea de que la innovación es necesaria para la prestación de servicios a los ciudados sale más reforzada. Pero el proceso está sobre una atenta mirada de entornos políticos y presupuestos limitados.

De acuerdo con “Whit” para definir el fracaso aceptable en este tipo de organización es necesaria una discusión sincera entre los stakeholders internos y externos en que se incluiría por ejemplo los límites sobre la inversión en los experimentos o la documentación sobre las lecciones aprendidas.

¿Te has visto identificado? También es probable que no veas a tu empresa en ninguna de las categorías de “Whit.” Lo que me parece positivo, pero la idea es que aceptar el fracaso es parte de la innovación, pero implica, objetivamente, tener una definición sobre el “fracaso aceptable.”

Recuerda que estamos hablando de innovación, estamos hablando de personas, de gestión de expectativas y creo que aquí la comunicación es clave, no solo para reducir los diversos tipos riesgos, pero también para desarrollar una cultura innovadora.

Pregunta de auto-reflexión: ¿Está definido el fracaso aceptable en nuestra organización? ¿Podemos medirlo?

Fuente:

La entrada El fracaso aceptable en la innovación aparece primero en INUSUAL ~ Leading Innovation℠.