El pasado jueves 16 de Abril,  estuve en el Ayuntamiento de Barcelona, Sala de Cent en un evento en que el Ayuntamiento ha concedido la Medalla de Oro al Mérito Cívico, a título póstumo a Nelson Mandela “en reconocimiento a su papel conciliador en los Juegos de 1992, y por tener a Barcelona como su inspiración  en la lucha contra las desigualdades”, además de “llevar el nombre de Barcelona por todo el mundo”.

La entrega de la Medalla de oro a Nelson Mandela y la iniciativa de hacerle un reconocimiento público fue promovida por el Centre Euro Africa, entidad sin ánimo de lucro a que pertenezco, que pretende ser un puente entre Europa y África, realizando conferencias, talleres, o seminarios con profesionales de diferentes sectores que llenen un vacío sobre África existente en Catalunya y España.

La ceremonia fue  presidida por el Alcalde de Barcelona, Xavier Trias. También han participado, entre otros, regidores, miembros del comité directivo y científicos del Centre Euro Africa y el Embajador de la República de Sudáfrica en España, Lulama Smuts Ngonyama que ha recogido la distinción.

Mandela, este hombre querido mundialmente, vino a Barcelona por primera vez en 1991. Esto fue un año después de salir de la cárcel e incluso celebró su 70 cumpleaños en la ciudad condal. Volvió en los JJOO’92. Juegos Olimpicos en qué Sudáfrica volvió a participar, después de 32 años de Apartheid, y con una delegación multiracial.

En los discursos de las diferentes personas que han participado pudimos recordar el legado de Mandela, o Madiba, como es conocido en Sudáfrica.  Según el Embajador de Sudáfrica, Nelson Mandela “luchó por implantar el sistema democrático y conseguir una sociedad libre y en igualdad de oportunidades”. En la glosa, Gilbert Ndunga Nsangata, vicepresidente segundo del Centre Euro Africa nos ha animado a “cuidar nuestra condición de seres humanos, vengamos de donde vengamos” y ha citado también a Nelson Mandela en su discurso de 1994:

“Que la justicia sea igual para todos, que la paz exista para todos. Que haya trabajo, pan, agua y sal para todos. Que jamás este país vuelva a conocer la opresión de unos sobre los demás”.

Para Trias, Mandela fue “un gran hombre que hizo de la ética y la lucha contra la desigualdad su bandera” renunciando “la violencia, optando por la democracia para conseguir sus objetivos en un contexto muy difícil”.

El acto terminó con la actuación musical de Betty Akna. Betty ha interpretado el himno “Africa United” de la última Copa de África de Fútbol. Aquí me tienes con el alcalde de Barcelona y aquí te dejo más fotos del evento.

unnamed

Mandela fue un defensor incansable de los derechos humanos, y por luchar contra el Apartheid pasó casi 30 años en la cárcel.

Creo que Nelson Mandela fue un Inusual, pues demostró más de una vez “ser capaz de sorprendernos gratamente al resolver problemas complejos de forma creativa”. Creo que sus “buenas ideas” han evitado problemas mayores.  La Copa Mundial de Rubgy de 1995, por ejemplo, ha beneficiado de la capacidad de mediación de Mandela, y como dijo el entonces capitán de los Springboks, François Piennar: “En la final de 1995 no perdió nadie, ganamos todos”.

Infelizmente, en las últimas semanas la memoria de Nelson Mandela y todos los años de lucha, esfuerzo y trabajo han sido olvidados por un sector de la población sudafricana. Madiba ya no está y el pueblo por quien Mandela luchó está involucrado en un violencia contra los inmigrantes, alegando que estos les están quitando sus lugares de trabajo. Me parece inaceptable después de todo lo que África, el mundo y el propio Nelson Mandela hicieron por la libertad de los sudafricanos.

Me pongo a reflexionar sobre el papel de un líder en una determinada institución. Mandela es un profeta en su tierra, no hay dudas, además de ser una referencia a nivel mundial. Por otro lado una de las citas más importantes de Mandela es la que dice que “La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.”

Pero mi cuestión es ¿Cómo estamos educando a las personas de este mundo? Con qué tipo de valores? Con qué elementos para el cambio? Si el Ubuntu, elemento  filosófico importante en la ceremonia del día 16 y tan importante en Sudáfrica, ya no está en Sudáfrica, ¿dónde estará ahora?

Me parece importante que los países o instituciones tengan buenos líderes y líderes capaces de realizar cambios difíciles de ver por los demás, como lo hizo Mandela, pero creo que si te importa, una de las preocupaciones del líder debe ser el futuro de la institución u organización cuando no estés.  Me parece clave invertir en una atmósfera propicia a que otros puedan “aprender haciendo y compartiendo”.  Pues un día el líder se va, pero el proyecto se queda, las personas se quedan y el cliente también. ¿En qué estado lo vas a encontrar todo cuando vuelvas?

Gracias a David Rosillo por la foto :-)