blog
Artículos Desarrollo Innovacion producto

¿Por qué no sale mi producto?

¿Pueden las Pymes o StartUps innovar como las grandes empresas? Estoy seguro de que a esta pregunta contestarás que sí, pues te vienen a la mente algunos ejemplos…

El tema es que llevas tiempo intentándolo, pero no hay manera de que tu producto salga al mercado, o simplemente salga. Parece que de alguna forma te has encallado en el proceso de desarrollo del producto.

Es muy probable que este proceso sea complejo y no sabes cómo simplificarlo o incluso ya tienes el producto, pero no has obtenido el resultado que querías.

Hoy me gustaría reflexionar contigo sobre algunas posibles causas, esperando que logres poner tu producto en el mercado.

Como nadie, sabes que la innovación es una necesidad para sobrevivir, pero tengo una mala noticia para ti: no eres Google. Creo que entiendes las implicaciones que esto supone.

Está muy bien que tu idea, tu aplicación sea la bomba, pero tendrás que saber establecer criterios para poder seguir adelante. Y como dicen en Siemens:

Generar ideas no es el problema, implementarlas lo es.

Tres fuerzas opuestas

Shannon Lewis nos recuerda que existen tres fuerzas opuestas que luchan entre sí en la concepción del producto como puedes observar en su “diagrama de las fuerzas opuestas”. Son ellas el presupuesto, el Time to Market y las Características.

The Opposing Forces

The Opposing Forces de Shannon Lewis

Creo que estarás de acuerdo si digo que hay que priorizar y hacer preguntas esclarecedoras para que tu aplicación gane forma.

Volviendo al diagrama de Shannon Lewis, el presupuesto, las características y el time to market entran en conflicto.

Si lo que quieres es tener muchas características esto significa, normalmente, gran presupuesto y time to market más lento – ¿Tienes los recursos necesarios? ¿Quien desarrolla la aplicación?

Por otro lado poco presupuesto significa menos características, pero un time to market más rápido y tendrás que desarrollar el producto mínimo viable (MVP). ¿Podrás dar respuesta después del desarrollo? ¿Qué pasa con los cambios en las características?

Recuerda que el producto mínimo viable es el conjunto de características que tu aplicación necesita para que la puedas publicar.

Enfocarte en el MVP te obliga a eliminar algunas características de la aplicación y te permite, por ejemplo, estar dentro del presupuesto.

¿Eres de los que se pierden en las características “sexy” que podría tener el producto? Recuerda que para andar, tu coche necesita 4 ruedas.

Planifica para la rentabilidad, pero ojo, que no eres un banco y estás innovando

¿Qué hacer, pues?

Me parece interesante la sugerencia de Shannon Lewis en priorizar las características de la aplicación en 3 cubos:

  • Must have (indispensable tener). Es indispensable tener esta característica.
  • Nice to have (deseable tener). Si hay tiempo y dinero es deseable tener esta característica.
  • Futures (futuro). No la necesitamos en esta “entrega”, pero la necesitaremos en el futuro.

Para mi es una buena forma de abordar el problema (mi producto no sale…) . También creo que es una forma de desarrollar un producto teniendo en cuenta una estrategia para su crecimiento. Independientemente de la metodología que utilices.

Trabajes en equipo, se desarrolle internamente o no, debes tener los objetivos definidos de una forma clara y contestar o hacerte las preguntas correctas e importantes.

La inversión en tu aplicación no acaba cuando la publicas, por eso el proceso de desarrollo de tu producto debería ser un proceso flexible, transparente y que posibilite cambios. Pero no pierdas el foco real, que es llegar al cliente y aportar valor.

Fuente

La entrada ¿Por qué no sale mi producto? aparece primero en INUSUAL.

J.Lo y el origen de Google Images

Artículo anterior

Aprender de Google: Smart Creative

Siguiente artículo
I help Organizations to use Technology to improve people's lives

También te puede interesar

¿Qué problema hay en utilizar TDD?

El Machine Learning debe centrarse en las personas

El otro lado de la innovación

Talento: El enlace que falta